Publicado: 25 de Septiembre de 2017

Acudir de forma regular a la consulta del dentista puede reducir las molestias y dolores ocasionados por las enfermedades dentales y los tratamientos reparadores.

Ir al dentista de forma regular puede suponer gastar menos dinero. Es un hecho que, con la prevención, educación y pautas apropiadas que te proporcionan los dentistas, puedes ahorrar en la salud de tu boca. Siempre es más sencillo solucionar un problema en sus fases iniciales.

Una boca bonita, con unos dientes limpios y cuidados no es solo nuestra carta de presentación, sino un buen instrumento para medir nuestra salud.

En nuestra boca viven 20.000 millones de bacterias y esto significa que por ella damos paso tanto a enfermedades periodontales como a otras patologías que pueden estar relacionadas como la diabetes, las complicaciones del embarazo, los problemas cardiovasculares e, incluso, el cáncer.

El origen microbiano de las caries y las enfermedades de las encías, puede provocar que estos microbios accedan a nuestro organismo. Ojos, pulmones, corazón, riñones, y articulaciones pueden resultar afectados por patologías de origen dental.

En la consulta realizamos presupuestos personalizados y financiación a medida.